miércoles, 8 de agosto de 2012

matoneo

El matoneo, acoso escolar, intimidación o bullying es un tipo de violencia escolar que incluye diversas conductas de maltrato verbal, físico, social, electrónico ó psicológico; que se repiten con alta frecuencia en las relaciones que mantienen algunos niños y jóvenes a lo largo de un tiempo determinado y que tienen la intención de lastimar a alguien.
Las conductas de matoneo pueden generarse entre grupos o en enfrentamientos individuales (entre un agresor y su víctima), pueden presentarse como agresiones físicas (golpes o empujones), verbales o gestuales (groserías, apodos o muecas), abiertas o encubiertas (delante de otras personas o sólo entre el agresor y la víctima) y directas o i
Hace pocos días en una emisión de La Lupa (radio) debatía con los oyentes sobre la violencia escolar, un fenómeno del que se viene hablando hace varios años y que cada vez es más latente en la realidad escolar de todo el mundo.

Esa reprobada manifestación de las relaciones interpersonales no debería tener relación alguna con los claustros educativos. Pero sucede. Como también es casual que dentro del grupo más determinante en la personalidad del individuo, la familia, el poder legítimo y natural sea utilizado para sembrar antivalores, bien sea consciente o inconscientemente.

Esos antivalores son llevados al colegio, pero no solo la familia es responsable. Los medios de comunicación, el mercado, las nuevas tecnologías y los círculos de "amistad", trabajan confabulados para interferir en el proceso formativo.

Matoneo o bullying (intimidación en inglés), son los nombres con que se ha hecho popular el maltrato escolar, que es entre otras, una enfermedad social propia de la posmodernidad. Y vuelve a ser titular en los principales medios, por la reciente muerte de un niño en el municipio de Itagüí, producto de las secuelas de una golpiza propinada por compañeros del colegio.

Valoro por su profundidad, el pronunciamiento que sobre el lamentable hecho rindió el Gobernador de Antioquia: atención a nuestros hijos, debemos "leer sus ojos" e "interpretar sus silencios".

Justamente esta semana, otro columnista de este diario manifestó que su hija había sido víctima del matoneo, extendiendo la lesión psicológica a toda su familia.

Estamos entonces ante un fenómeno recurrente y creciente.

El bullying se manifiesta a través de diversas conductas de maltrato verbal, físico, social o psicológico y también utiliza como canal de intimidación la tecnología; puede ser tan silencioso y tenebroso como visible, permisivo y fomentado.

Tratando de establecer si matoneo tiene relación con la palabra matar, la de matar personas, encontré que el término no está aprobado por la Real Academia de la Lengua y parece tener fundamento en la psicología. Supongo que sí, porque con el maltrato escolar se matan los valores y de paso los seres humanos, literalmente y en sentido figurado.

Este tipo de violencia se constituye en un problema formal de convivencia en el interior y exterior de los salones de clase, y sus consecuencias en los afectados pueden ocasionar problemas mentales y emocionales, como trastornos depresivos, fobia a ir al colegio, aislamiento social e, incluso, ideas o actos de suicidio y venganza de muerte.

No es que yo descargue siempre gran parte de la responsabilidad de nuestros problemas al Estado, es de su resorte brindar las condiciones mínimas para vivir en sociedad.

De hecho, el Ministro de Justicia y Derecho, Juan Carlos Esguerra, refiriéndose a la muerte del niño en Itagüí, dijo que el Ministerio de Educación, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, la Fiscalía y su cartera, tienen el deber de actuar.

Pero el control y la observancia, como dijo Fajardo, deben partir de nosotros como padres, responsables del futuro de nuestros hijos y de la Escuela, como el aparato ideológico por excelencia, al cual le confiamos la educación de nuestra descendencia.

Cambiando de tema, buena gestión en Itagüí: pago electrónico del transporte público, kits escolares y uniformes gratis en los colegios públicos, menos predial y mayor seguridad.
ndirectas, de cara a la víctima o a su espalda

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada